Galería

Changing patterns

This photo project documents the day-to-day work at the skills learning centre for women set up by the NGO Mera Parivar in Rajiv Nagar, a locality in the fast-growing city of Gurgaon, India. The people who lives in this area generally come from other States in search of a job and they stay near to construction sites and factories.

The Women Empowerment project of Mera Parivar aims to raise awareness among families and society for the labor inclusion of women.

Over hundred women are currently attending the courses where they learn sewing skills, designing, hairdressing and computer skills. There is also a nursery and a Mahila Mandal, a women´s group that gathers weekly to discuss on various issues focusing on the betterment of their community. They also seek to foster women’s empowerment through dialogue, organisation and peer mediation.

‘Changing patterns’ pretends to draw attention to the several projects of Mera Parivar and its battle against exclusion and discrimination of women in India.

 

El cielo primaveral

Es costumbre aguardada, reposarse a media tarde en algún césped autorizado de los parques urbanos en las ciudades galas, populares en los primeros domingos de la primavera.

La humedad de las estaciones precedentes, crece un  verde mullido, en el que hundir el cuerpo a reposar, mirando al cielo a través de los marcos formados por ramas que empiezan a brotar.

Primavera Paris

París, 2013

Primavera Rennes

París, 2013

Hay veces en las que, cierta nube intercepta los rayos de sol y convierte la agradable brisa en una ráfaga de viento frío; la sensación térmica refresca hasta erizar la piel. Entonces algunos, los tenaces, esperan a que pase, y otros… se van.

Carteles de Bollywood, el souvenir de la India

Bollywood posters cabecera

Bollywood, del juego de palabras entre Bombay y Hollywood, es el nombre dado a la industria cinematográfica india ubicada en Mumbai, cuyas películas son un componente fundamental de la cultura popular del subcontinente indio.

Los carteles se empezaron a utilizar como soporte publicitario para el cine de Bollywood y clásico indio en los años 20. Estas piezas extraordinarias reflejan un estilo kitsch con una explosiva mezcla de colores. Son piezas únicas que han pasado a decorar numerosos hogares con su explosiva fusión original, como una obra para coleccionistas de antigüedades y arte retro, cinéfilos, amantes del arte y diseñadores curiosos.

Puedes ver una muestra de una cincuentena de antiguos carteles de películas de Bollywood y cine clásico indio de los años 50 a los 80, en este blog: https://travelmemorabilia.wordpress.com/

Si te interesa adquirir alguna de estas piezas únicas de cine de Bollywood, ponte en contacto con nosotros aquí. o síguenos en Facebook.

Tony Gatlif: “Indignez-vous!”

tonygatlif

Encuentro con Tony Gatlif en el teatro Artistic Athévains en París, con la proyección de su documental sobre la obra de Stéphane Hessel (¡Indignaos!, 2010).

El talento del cineasta Tony Gatlif (Gadjo dilo, Exils) retrata de una manera instintiva y poética el mensaje de Hessel: La necesidad de la universalidad de los derechos humanos fundamentales y la efectividad a través de una justicia internacional. La facultad de alineación, frente a la indiferencia, contra la productividad y la mundialización económica que ponen en peligro a la humanidad, como portadoras de violaciones de los derechos de las personas, amenazando valores como la ética, la justicia y el equilibrio durable, que incluso pueden llevar al planeta a ser inhabitable.

Tras la proyección de su película documental ayer, Gatlif explicó: “Necesitaba hablar con Hessel y los actores de este movimiento en España, Grecia, Francia y otros muchos países, para entender qué estaba pasando en este momento, en un ámbito internacional”. Su compromiso transfronterizo, le ha llevado esta vez a un documental intuitivo sobre el panfleto best-seller de Hessel, quien participó en la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, y recita en la cinta el ensayo que publicó a sus 93 años de edad, llamando a la insurrección pacífica: “resistir es crear, crear es resistir”.

El encuentro concluyó con un debate posterior en el que se resaltó la necesidad de especificar el modo de conseguir el cambio, además de la idea gandhina de la no violencia, a través de un movimiento social, aprovechando la interconectividad y todos lo medios a su alcance, así como la necesidad de una prensa independiente. “Con una simple mirada alrededor, encontrarán testimonios de personas en situaciones difíciles” nos advierte este poético docu-libro. Gatlif remarcó el sentido de la urgencia cuando presentó este documental en el canal ARTE: “es una cuestión de ética y compromiso, donde hay voluntad, hay camino”.

Vietnam en el cine

El relato hollywoodiense, desde el punto de vista del invasor, ha destacado en numerosas ocasiones los horrores de la guerra entre Vietnam y los Estados Unidos (1964-1975) con clásicos como Apocalypse Now (Coppola, 1979), Platoon (Stone, 1986) y Full Metal Jacket (Kubrick, 1987).

Sobre la época anterior, en Indochina (Regis Wagnier, 1992), desde una perspectiva colonialista, se relata la historia de una heredera de una plantación de caucho y de su hija adoptiva, en los últimos años de la colonización y de la rebelión comunista contra Francia. La guerra, su amor por un mismo hombre y el fin de la Indochina Francesa, les hará recorrer Vietnam por caminos opuestos, desde Saigón a la Bahía de Halong.

La película El olor de la papaya verde (1993), del director vietnamita Anh Hung Tran, muestra la situación de la mujer en el Saigón de los años 50, a través la vida de una niña empleada como sirvienta en el seno de una familia de la ciudad.

Bahía de Halong, Vietnam, 2012.

Bahía de Halong, Vietnam, 2012.

En lugar de palomitas

Mientras los menos escrupulosos pueden abrir el apetito con una fritanga de insectos; ningún viajero cinéfilo debiera resistirse al verdadero lujo asiático: la fruta. Una ensalada de papaya verde para evocar Vietnam, o volver con el paladar a Myanmar, con un zumo de aguacate; y a Tailandia, al saborear la fruta del dragón. Por parafrasear a Eliane en Indochina: poca comparación merece la insulsa manzana, con el sabor del mango.

El patrimonio del centro de Vietnam: Hué, Hoi An y My Son

Cartas de un largo viaje en el Sudeste Asiático: día 70

Este centro geográfico, es también cultural, pues alberga tres Patrimonios de la Humanidad: la Antigua Ciudad de Hoi An, el Santuario My Son y el Conjunto de Monumentos de Hué.

Hoi An (Faifo)

Entre los siglos XV y XIX fue un puerto comercial del pueblo Champa, y en la ciudad convivieron pueblos provenientes de diversas culturas, de lo que es reflejo su arquitectura de una peculiar combinación de estilos extranjeros y autóctonos. Monumentos del centro histórico de esta ciudad portuaria, están hoy en exposición, como: el emblemático puente cubierto japonés, que unía el barrio nipón al barrio chino y cuyas estatuas a ambos lados indican que fue acabado, en el año del Perro a finales del siglo XVI; la vieja casa Phung Hung, construida en 1780 sobre ochenta pilares de madera que es reminiscencia del mestizaje de culturas con englobando los estilos arquitectónicos vietnamita, chino y japonés; la casa comunal cantonesa (de la Congregación china Quang Dong) con bajorrelieves y pinturas tradicionales chinas; la casa sino-vietnamita de Tan Ky del siglo XVIII; o la capilla de la familia Tran, regida por la treceava generación del linaje de aquel emigrante mandarín que la erigió.

A un agradable paseo en bicicleta desde esta ciudad costera, después de atravesar los anchos campos de arroz, se extienden dos playas magníficas: An Bang y Cua Dai.

Hoi An, Vietnam, 2012

Hoi An, Vietnam, 2012

My Son

A 40 kilómetros de Hoi An se encuentra el santuario de My Son, centro religioso y político de la civilización Champa, entre los siglos IV y XIII. Este conjunto de templos dedicado a Shiva, es un ejemplo excepcional de la introducción de la arquitectura hinduista en Asia Sudoriental. Los bombardeos americanos arrasaron parte de las alrededor de setenta obras arquitectónicas, al servir estas ruinas de guarida al Viet Cong, de los que una veintena de edificios resisten en buen estado. Estos vestigios son el testimonio artístico más importante del Reino Champa. El misterio arquitectónico de la anexión de los ladrillos rojos por sus maestros, ha dado lugar a numerosas teorías que no han conseguido descifrar con certeza el “cemento milenario” que hace que estos templos-torre sigan en pie hoy en día.

Hué

Un tren une Da Nang y Hué, por el litoral. Las vistas al mar merecen este trayecto a la antigua capital imperial de la dinastía Nguyen. La ciudadela, las tumbas reales, los monumentos y pagodas en ambas orillas del río de los Perfumes que atraviesa Hue, prueban la grandeza de este centro político, cultural y religioso del Vietnam unificado desde 1802 hasta 1945. El Emperador Gia Long construyó la Ciudadela de Hue en 1805; la imponente puerta sur es un ejemplo de arquitectura defensiva asiática y da acceso a esta extensa fortaleza que cerca entre sus murallas la Ciudad Imperial, la Ciudad Púrpura Prohibida y la Capital, además de templos, el teatro real, una biblioteca, miradores, jardines y palacios.

Los templos de Angkor

Cartas de un largo viaje en el Sudeste Asiático: día 55

Descubiertas entre las malezas de un bosque tropical, estas ruinas de templos majestuosos constituyen el asentamiento más significativo de la arquitectura jemer, compuesto por las obras maestras más grandiosas del Sudeste Asiático.

Angkor Wat, templo dedicado a Vishnu, en Siem Reap, Camboya, 2012

Angkor Wat, templo dedicado a Vishnu, en Siem Reap, Camboya, 2012