Modelo y escenario de las radios comunitarias en India. Hallazgos preliminares.

Este artículo publicado en TELOS. Revista número 107 – Junio – Septiembre 2017, está disponible en el siguiente enlace: https://telos.fundaciontelefonica.com/seccion=1288&idioma=es_ES&id=2017071109420002&activo=6.do

Resumen:

Además de observar el escenario de la radio comunitaria en India y estudiar su contribución a la democratización mediática en el país, el presente trabajo pretende iniciar una investigación para documentar los esfuerzos de la sociedad civil para conseguir hacer de la radio un medio de expresión propia, ampliando el acceso equitativo a los medios y la participación de la ciudadanía, sobre todo para las poblaciones excluidas por los medios de información dominantes.

Palabras clave: Radios comunitarias, Comunicación participativa, Tercer Sector, Políticas públicas, Democratización mediática

Abstract:

In addition to observing the scenario of community radio in India and studying its contribution to the democratization of the media in the country, the purpose of this paper is to initiate an investigation in order to document the civil society’s efforts to transform the radio into a medium of expression by itself, expanding equal access to the media, and citizenship participation, particularly for populations excluded by the mainstream information media.

Keywords: Community Radios, Participatory Communication, Third Sector, Public Policies, Democratization of the Media

To read the full paper please follow this link:        URL permanente del artículo       

 

Epistemology of Communication in India: A historical account beyond “Development”

 

This is a paper I co-authored with Manuel Chaparro and Biswajit Das and that has recently been published in  Commons. Revista de Comunicación y Ciudadanía Digital, Vol 5, No 2 (2016)

 

Abstract:

This paper attempts to outline various recent contributions that can illustrate in developing an epistemological understanding of Communication in India. Which is a country that could be considered as a continent due to its demography and territorial extension; but more importantly, due to its multiculturality, multilingualism, and strong cultural roots that transcend beyond colonising and neocolonising processes.

It is assumed that conventional contemporary understanding of Communication is oriented toward the conquest of modernity and Western development from principles of Eurocentric rationality. Certain divergences and contradictions are observed here by drawing evidences from the indigenous cultures of the Indian society. The recent writings and contributions provide enormous intellectual resources to formulate a knowledge perspective that emerges from the critique of the conventional utilitarian understanding of communication and helps to formulate a critical epistemological perspective of communication in India.

In this paper, we describe various contributions to the communication research in India, and the influence that development as an economic concept had on culture, resulting from the influence exerted by communication.

Additionally, this article documents participatory approaches that are also original in the search for holistic and endogenous solutions in communication in India, and that follow a critical cultural perspective of their own.

Click here to read the full article: PDF

La biblioteca de las vidas cotidianas de la India rural

Reportaje publicado en Mi biblioteca, año XII, n. 46, verano 2016.

PARI es un fondo documental de acceso abierto en Internet que, con la colaboración de la población, construye una memoria colectiva compuesta de una diversidad de historias cotidianas de las personas participantes del proyecto.

El archivo digital PARI, siglas en inglés correspondientes a People’s Archive of Rural India (traducido como “el archivo de la gente de la India rural”), es una iniciativa de divulgación de un conocimiento generado con la participación de la población que documenta la diversidad de la India rural, desde que comenzó su actividad en 2014.

El archivo es de acceso abierto y está disponible en el sitio web ruralindiaonline.org, una plataforma multimedia que integra contenido en varios formatos. A través de vídeos, fotografías, audios y documentos de texto, se muestran e ilustran cientos de historias que reflejan la cotidianeidad de las personas que viven en las zonas rurales en India: sus saberes ancestrales, sus tradiciones, su vida cotidiana, sus lenguas, sus costumbres e intereses, en suma, sus culturas.

Es un archivo que no necesita ser desempolvado, que respira y crece gracias a participación del pueblo, cuya contribución alimenta este fondo de la memoria colectiva con su conocimiento desde las experiencias vitales transmitidas de forma oral de generación en generación. Un saber que las bibliotecas tradicionales no han solido recoger por la primacía dada al conocimiento escrito.

El objetivo de esta iniciativa archivística pionera en India es documentar la diversidad del país asiático desde la perspectiva de la gente que habita el medio rural y constituye alrededor del setenta por ciento de la población total.

Fundado por un veterano reportero rural

El acto de presentación del archivo digital PARI tuvo lugar en enero de 2015 en Nueva Delhi y estuvo a cargo del fundador del proyecto, Palagummi Sainath, un reconocido periodista indio que trabajó por más de tres décadas como editor para el periódico The Hindu. Durante su carrera de reportero experto en asuntos rurales, ha cubierto las diversas realidades del ámbito rural y los asuntos agrarios, constituyéndose en referente periodístico de la crisis agraria y el empobrecimiento en las zonas rurales del país. Entre los muchos reconocimientos nacionales e internacionales que le han sido otorgados, en 2007 fue laureado con el premio Ramon Magsaysay, en la modalidad de literatura periodística y ciencias de la comunicación creativa, considerado como el premio Nobel asiático que se otorga a personalidades que hayan demostrado su excelencia en Asia. Su dedicación profesional a documentar los problemas de las poblaciones excluidas ha resultado en una prolífica obra; entre su publicaciones incluye trabajos sobre los suicidios de los agricultores, foto reportajes de la contribución que las mujeres de las zonas rurales hacen a la economía nacional, así como otros trabajos sobre los impactos negativos que la globalización ha tenido en las poblaciones agrarias.

El pasado 23 de junio de 2016, P. Sainath junto con otros miembros del equipo de PARI recogió el premio Memorial Award Praful Bidwai en Nueva Delhi. Un reconocimiento al archivo digital PARI por documentar la India rural en toda su diversidad.

Una biblioteca digital construida desde la participación

Entre las acciones concretas de esta biblioteca digital encontramos la documentación de la diversidad lingüística, cultural y social, gracias a la colaboración de las personas de varias poblaciones a lo largo y ancho de la India quienes, a su vez, son las protagonistas de las historias recogidas en esta biblioteca digital. Alicia Hernández, experta en archivística y documentación, en un artículo publicado en Archivamos, revista trimestral dedicada a la actualidad de los archivos y documentos, destaca la importancia de este archivo como medio de difusión para dar a conocer las condiciones de vida de las personas en la India rural y de los problemas que atraviesan, puesto que dando voz a estas personas contribuyen a que estos sean escuchados y merma el silencio en el que se ven inmersas estas gentes.

La incidencia la ponen en las personas como las protagonistas de sus historias e informadoras de sus contextos, dejan que las voces de la gente salgan directamente en las historias. Navegando por esta biblioteca de historias humanas puedes aprender, por ejemplo, las técnicas de alfarería que practica una comunidad que vive en una zona llamada Kumbharwada, en el slum (barrio de chabolas) de Dharavi, ubicado en el centro de la metrópolis de Mumbai (antes Bombay). Hanif Galwani, alfarero de la comunidad, en un vídeo relata los orígenes y la transferencia generacional de los conocimientos de las técnicas que utilizan.

En otro vídeo, la septuagenaria Gujjari Mohanty muestra su trabajo diario en su plantación de betel (planta cuyas hojas se utilizan como envoltura en preparados de tabaco y otras sustancias, para mascar). Junto a otras agricultoras y agricultores de los pueblos de Dhinkia y Govindpuri en el Estado de Odisha (antes Orissa), su familia lucha por la defensa de sus tierras frente a una empresa siderúrgica que persigue su adquisición. “En la era de la informática en la que vivimos, ¿qué trabajos nos van a ofrecer?”, desconfía Gujjari, y reivindica: “He vivido aquí durante los últimos treinta años. Vivo contenta con estas tierras productivas. Con las ganancias puedo proporcionar una educación a mis nietos. Mi nieta está estudiando en la universidad, y otro nieto está estudiando una ingeniería en Bhubaneswar (capital del estado de Odisha)”.

Urvashi Sarkar, periodista freelance y voluntaria en PARI, en su artículo publicado en TheHoot.org, asegura que esta iniciativa otorga un gran valor a las personas cuyas historia se están contando, y subraya “PARI hace de las y los habitantes de la India rural los principales interesados, quienes tienen voz y voto en la creación de este archivo”. Alicia Hernández, apunta que “La gran novedad que aporta el proyecto, y una de las características que lo diferencia de otros, es que en cada uno de los documentales grabados se procura que el narrador de la historia sea el propio protagonista de la misma. De tal forma que si un vídeo está hablando sobre la vida de las mujeres tribales sea una de ellas la que cuente sus experiencias”.

Si bien está organizado y supervisado por un grupo de expertos, el trabajo de documentación se lleva a cabo por un grupo numeroso de voluntarias y voluntarios desde varios lugares del país. Para tal fin, ponen en marcha un mecanismo de participación ciudadana, de tal modo que la labor de documentación de la vida cotidiana de la gente, con información actual y contemporánea, se pueda conseguir a través de la colaboración y el trabajo conjunto. “En PARI somos profesionales que trabajamos de manera voluntaria desde varios lugares en India, desde Delhi, Mumbai, Pune, Chennai, Bangalore, Bhubaneshwar, y el resto de la India”, detalla Namita Waikar, editora jefa del archivo, en un correo electrónico enviado desde Pune.

Organización del proyecto

Desde sus comienzos, el archivo ha tenido una gran acogida y cuenta con centenares de voluntarias y voluntarios, en su mayoría antiguos compañeros y compañeras del periodista fundador del proyecto, así como estudiantes de periodismo a los que dio clase. “Estamos recibiendo semanalmente propuestas de cerca de 150 voluntarios, el grupo central está formado por catorce personas, además de un centenar de voluntarios altamente cualificados” le contó P. Sainath al semanario The Yale Herald, en 2015.

 

2016_03_21_p-sainath-in-jnu2

P. Sainath, fundador de PARI, dando una charla sobre el archivo digital PARI a alumnas y alumnos de la Universidad JNU en Nueva Delhi en marzo de 2016.

Es un proyecto sin ánimo de lucro que se sustenta gracias a las contribuciones de las personas que forman parte de la red PARI, conformada por profesionales, desde editores, traductores y periodistas a abogados y contables. Tal y como explica Urvashi Sarkar, “los contenidos del sitio web son de acceso abierto y cuentan con la licencia creative commons (versión 4.0), esto es, los contenidos pueden ser compartidos, mientras sea para un uso no comercial y no derivado, siguiendo una política de copyleft”, y asegura: “El sitio web está gestionado por The Counter Media Trust, a su vez el organismo Counter Media Network mantiene y financia su principal actividad, gracias a las cuotas de afiliación, el trabajo voluntario, las donaciones y las contribuciones directas de personas”. De acuerdo a P. Sainath, el proyecto se sustenta con financiación popular y descartan la opción de la financiación directa para no depender de ninguna empresa ni gobierno y mantener, de este modo, su independencia.

El archivo busca crecer con la participación pública. Al poner el énfasis en las cuestiones rurales, el proyecto PARI marca una alternativa significativa en la forma de hacer información en India hoy, lejos de la mercantilización de los medios de información, que atienden principalmente a la clase media consumista. “La creciente mercantilización de los medios de información ha marginalizado las historias rurales, a excepción de las que tratan sobre crímenes, lagunas en los planes gubernamentales o crisis agrarias ocasionales”, denuncia Urvashi Sarkar.

Durante una entrevista para el medio de información digital Newslaundry, P. Sainath lamenta que los medios de información privados no tengan interés en reflejar las cuestiones del campesinado, ni en mostrar la realidad rural del país, también observa que, hoy en día, los reporteros especializados en el ámbito rural solo se encuentran en algunos periódicos locales y no a nivel nacional, y se queja: “Estos puestos han quedado extintos y en su lugar ahora encuentras corresponsales de la industria y la economía que se comunican con las empresas. En vez de dar voz a sus trabajadores y trabajadoras, prefieren ser sus portavoces”. De este modo, el fundador de PARI pone en evidencia la limitación del periodismo tradicional e insiste sobre el silencio en el que queda “la pobreza, los asuntos de vivienda y las personas sin hogar, un gran problema en el país, así como el éxodo rural entre 2001 y 2011, una de las más grandes migraciones en la historia, según los dos últimos censos, al no haber nadie que haga el seguimiento de estos asuntos”; una situación que define como “una exclusión estructural de la gente corriente”.

Un diario vivo

Este archivo digital pretende constituirse en parte de la solución y contribuir a contrarrestar esta realidad con una labor de documentación en formato digital de la vida autóctona en el campo, donde cada terruño puede esconder historias vitales que contar. “No ha habido un día que haya pasado en la India rural sin aprender algo nuevo y fascinante”, declara P. Sainath en la misma entrevista para Newslaundry, para quien la India rural es el Shangri-La del periodismo y “el lugar más complejo del planeta”.

El concepto detrás de esta biblioteca digital en la que puedes recorrer los archivos en red, buscando historias de gentes y comunidades, pretende informar, inspirar pero, sobre todo, transformar al visitante. La recolección de todas estas narraciones, reportajes, crónicas y otros documentos busca inspirar empatía, comprensión y respeto por las personas cuyas historias recoge entre sus páginas digitales. Es una iniciación al diálogo con la India rural, que constituye la mayoría de la población y queda en muchas ocasiones olvidada y sin voz en los medios de información dominantes, así como en las bibliotecas y archivos tradicionales. “Los archivos y las bibliotecas han estado por mucho tiempo en manos de regímenes y de gobiernos” lamenta el fundador de PARI e insiste en que, como alternativa, “este archivo está en manos de las personas, es un registro vivo, una historia de la vida cotidiana, tal y como sucede”.

Un centro de recursos multimedia para la investigación y la docencia

En PARI quieren aprovechar la oportunidad que ofrecen las plataformas digitales y las nuevas tecnologías para acoger en sus archivos documentos con todo tipo de formatos disponibles, incluyendo formatos multimedia como las fotografías acompañadas de narraciones en audio. “La idea es presentar el contenido y contar la historia de la manera más atractiva posible sin que esté restringida por la forma” celebra Aparna Kathikeyan, periodista y voluntaria en PARI, en un artículo publicado en TheHoot.org.

Este peculiar fondo documental es de gran interés para los estudios sociales y culturales, dado que documenta realidades de los pueblos de la India, a través de las experiencias de sus habitantes. La convivencia de todas estas personas es suficiente motivo para entender lo significativa que es la labor de documentar las experiencias de su día a día, así como de dar visibilidad a las injusticias que enfrentan y de representar su complejidad.

De este modo, este archivo digital pone a disposición del público una fuente de recursos digital de acceso abierto para las investigaciones y para el estudio de la diversidad sociolingüística y cultural existente en India. Por otra parte, esta biblioteca digital puede servir como fuente de investigación histórica para futuras investigaciones. “Se pretende que todos estos documentales estén además respaldados por artículos y trabajos de investigación sobre el tema que se trate en cada uno de ellos. El archivo recoge y conserva cantidad de informes y estudios sobre la India rural, realizados previamente, y otros tantos elaborados expresamente para PARI, constituyendo así un gran recurso informativo para los estudiantes, docentes e investigadores, al que podrán acceder en cualquier momento y desde cualquier lugar”, destaca Alicia Hernández. Los investigadores, académicos, especialista o cualquier persona interesada en la India rural puede acceder a esta plataforma y consultar recursos como informes oficiales y no oficiales sobre la India rural, al mismo tiempo que pueden contribuir con la aportación de sus investigaciones y hallazgos al proyecto colectivo.

Además de la labor documental y archivística, este proyecto propone crear recursos informativos y educativos para la docencia. La vertiente educativa de este proyecto trata de crear un repositorio de trabajos estudiantiles en beneficio de alumnos que, a su vez, pueden participar escribiendo sus propios libros de texto.

Documentar la diversidad lingüística

La organización prevé recolectar documentos de las lenguas vivas en India, con la grabación de conversaciones, canciones y poesías, de tal modo podría instaurarse como una fuente prominente de documentación de la cultura oral del país.

Remontándonos a la historia reciente, la época colonial, precedente a la construcción del Estado nación indio, significó un ocaso para las lenguas y culturas autóctonas. Las adversidades que originó y la herencia que dejó el pasado colonial, debemos tenerlas en consideración para entender el contexto multicultural actual. Sri Aurobindo (1872-1950) escribió una serie de crónicas para la revista Arya, del que fue su fundador, y que más tarde publicó en su obra de 1919, El ideal de la unidad humana.

Armand Mattelart (1) en su libro de 2006, Diversidad cultural y mundialización, recupera un extracto de una de ellas que resume los efectos de la colonización en la diversidad lingüística y la identidad nacional: “Nada ha obstaculizado tanto el rápido progreso de la India, nada ha impedido tanto su toma de conciencia de sí misma y su desarrollo en las condiciones modernas, como este largo eclipse de las lenguas de la India, en cuanto instrumento cultural a la sombra de la lengua inglesa (…) El lenguaje tiene tanta importancia en la vida de una nación, tiene tantas ventajas para la masa de la humanidad que las almas de grupo en el mundo deberían conservar, desarrollar y utilizar con una vigorosa individualidad de grupo su natural instrumento de expresión”.

La labor de documentación de la diversidad lingüística es significativa en un país con semejante plétora de lenguas, donde las lenguas con menos de 10.000 hablantes, muchas de ellas en peligro de desaparición, no están reconocidas. De ahí la disparidad de las cifras oficiales con la encuesta lingüística más reciente y completa llevada a cabo en el país, titulada en inglés People’s Linguistic Survey of India (La encuesta lingüística de la población india), que hace un recuento de 780 lenguas y 66 escrituras diferentes.

G.N Devy fue el precursor de esta encuesta lingüística que inició en 2010, y explicó al periódico The Hindu (2) que los hallazgos del estudio desvelaban conocimientos significativos, como que las zonas del nordeste del país tienen una de las más altas densidades de lenguas per cápita en el mundo. Según el académico, esto es debido a la dificultosa topografía de la región y a la historia de las comunidades indígenas.

Las lenguas en peligro

“En la actualidad se hablan 780 idiomas diferentes y se utilizan 86 escrituras diferentes en el país. Aunque es sin duda un hecho para celebrar la diversidad del país, la parte lamentable es que hayamos perdido casi 250 lenguas en los últimos cincuenta años”, advirtió G.N. Devy en una publicación del diario Hindustan Times en 2014.

Otros datos que confirman la relevancia de documentar la diversidad lingüística en India son los desvelados por el Atlas UNESCO de las lenguas del mundo en peligro. Este informe estima que son 197 las lenguas en peligro en India, siendo el país con mayor número de lenguas amenazadas en el planeta, seguido por los Estados Unidos de América, con 191 lenguas en peligro, y Brasil, con 190.

La pérdida de una lengua, como acto social, conlleva también la pérdida de una gran parte de la historia del pueblo que la habla y, en consecuencia, de su comunidad, de su territorio y patrimonio sociocultural y de la humanidad en general. “Si nada se hace, la mitad de los 6.000 idiomas hablados actualmente [en todo el mundo] desaparecerá a finales de este siglo. Con la desaparición de las lenguas no escritas y no documentadas, la humanidad no solo perdería una gran riqueza cultural, sino también conocimientos ancestrales contenidos, en particular, en las lenguas indígenas”, estima la Unesco desde su página web(3). Las comunidades y poblaciones que hablan estas lenguas minoritarias, a través de sus oralidades, transfieren valiosos conocimientos sobre la naturaleza y los ecosistemas donde estas culturas han habitado durante generaciones.

La desaparición de la lengua Bo

En 2010 murió la señora Boa y con ella la lengua Bo, hasta entonces hablada en el archipiélago de las islas Andamán en India, por la población indígena (conocida como Great Andamanese en inglés) habitantes del Grande Andamán, el archipiélago principal de las islas Andamán.

Anvita Abbi, profesora de lingüística de la Universidad Jawaharlal Nehru en Nueva Delhi explicó a BBC News en 2010 que Boa, tras la muerte de sus padres, fue la única que utilizó esta lengua con la palabra hablada durante 30 y 40 años. “Boa aprendió hindi para poder comunicarse con la gente”, destaca Abbi. Una realidad que ilustra cómo sobreviven estas lenguas en las prácticas comunicativas diarias en la localidad, que en la mayoría de los casos es multilingüe.

islas-andaman-2

Un playa en el archipiélago de las Islas Andamán en el golfo de Bengala.

Abbi llevó a cabo una importante labor de documentación lingüística en estas islas, desde 2005 hasta 2009, sobre la desaparición de las lenguas de las islas Andamán denominado VOGA, por sus siglas en inglés correspondientes a Vanishing Voices of the Great Andamanese. Con este proyecto crearon un diccionario y una gramática de estas lenguas, entre otros recursos disponibles en el archivo digital creado para tal fin (4) , donde se puede también consultar información sociolingüística y cultural, un diccionario de términos y frases, un archivo de audio con canciones, un análisis de la evolución del número de las personas que conforman esta población indígena, el porcentaje de hablantes y sus competencias lingüísticas.

Preservar la diversidad del país es una preocupación entre muchos sectores de la sociedad y el archivo digital PARI, por su parte, se propone contribuir a la preservación de la diversidad lingüística, constituyéndose en un espacio de difusión para las lenguas habladas en India, como propuesta fundamentada en el aprendizaje. “El proyecto PARI me permite grabar y escribir sobre Varahdi, un dialecto Marathi hablado en la zona occidental de Vidarbha” cuenta a TheHoot.org Jaideep Hardikar, corresponsal en la India central y voluntario en PARI, que afirma que es algo que no podría hacer para un medio de información general.

La diversidad en el país no es solo lingüística, por lo que, el proyecto tiene también otros aspectos en cuenta como las ocupaciones, artesanías, costumbres, etcétera. P. Sainath conceptualiza la plataforma PARI como un lugar del buen periodismo, que entiende debe promover una sociedad que conversa y debate con ella misma y conecta a sus gentes entre sí. Propone, con esta iniciativa, recuperar e intentar revivir el arte de contar historias, con el fin de que pueda ser beneficiosa para la sociedad, involucrando a las personas a las que se dirige. El archivo digital PARI se enriquece con la diversidad cultural de la participación de las personas y es, por tanto, un proyecto que tiene el potencial de contribuir a la cohesión social en la fracturada sociedad india.

P. Sainath sostiene que afronta esta tarea desde una posición que niega sea “ni un falso optimismo ni un pesimismo cínico, pues ambas posiciones te llevan a la nula necesidad de no hacer nada”. En su lugar alega “vivir en el territorio de la esperanza”.

Notas:

(1) Para más información: Mattelart, A. (2006). Diversidad cultural y mundialización. (G. Multigner, Trad.). Barcelona: Paidós.

(2) Para más información: Shiv Sahay Singh, “Language survey reveals diversity”, The Hindu, 22 de Julio de 2014.

(3) Para consultar el Atlas UNESCO de las lenguas del mundo en peligro:
http://www.unesco.org/culture/languages-atlas/es/atlasmap.html

(4) Para consultar la página web del proyecto VOGA: http://www.andamanese.net (fecha de consulta: 25/04/2015)

Drought in India-where goes the missing water?

Water has become a scarce resource in India.  Around a quarter of the Indian population has suffered from this year’s drought, affecting more than 330 million people, 313 districts and 158,205 villages. As per the Central Water Commission data, the country’s major reservoirs are 79% empty. The data by the Water Footprint Network (PDF) reveals that while India is a top water virtual exporter, 97% of its population is experiencing severe water scarcity at least one month of the year.

IMG_7894

On the banks of the polluted Yamuna River in New Delhi, the population without access to running water depends on water supply tankers from which they collect safe drinking water with bottles and containers. Photo: Amaia Landaburu

Heat stroke deaths

This summer has seen several water scarcity-related accidents and heat strokes deaths reported: Five men died after inhaling poisonous gases while trying to restore a well in Haryana, and a twelve-year-old died of heat stroke at a water pump in Maharashtra after doing five trips in search of water.

Heat waves set records last May in India, with a maximum temperature of 51 degrees Celsius recorded in Phalodi, a town in Rajasthan, the highest temperature ever recorded in the country. Besides, the toll of the number of lives lost due to heat strokes has increased over the last years in India.

Access to water and sanitation

The Census statistics of the last four decades in India suggests a notable overall improvement in the access to safe drinking water to households. However, in some parts of the territory a signficant percentage of households remains with no access to potable water.

97% of the population is experiencing severe water scarcity at least one month of the year, according to a report by the Water Footprint Network.  Water scarcity limits the opportunities for reducing the number of undernourished people. India tops the world hunger list, with 194 million undernourished people. Moreover, the lack of access to potable water and sewerage services result in a higher risk for the population of contracting water-related diseases. The World Bank says 21% of communicable diseases in India are water related, and the Global Health Observatory (GHO) data estimates that diarrhea is the third major cause of child mortality in India, accounting for the 13% of all deaths among children aged below 5 years.

The rural exodus in search of water

Due to water scarcity, farmers are forced to find alternative ways to earn their living and they are moving from rural areas to the cities where they can earn triple, as shown by a survey conducted by IndiaSpend to 60 migrant families, most of them farmers coming from rural areas to Mumbai where they work at construction sites. Drought relief camps have been set up in largest cities for water refugees.

A survey by National Sample Survey Office (NSSO) conducted for the agricultural year 2012-13 said that the average monthly income per agricultural household in India is Rs.6426/-. This data sheds light on the harsh socio-economic conditions that Indian farmers have to cope with, being this situation exacerbated by the scarcity of water since the harvest depends on irrigation, water availability and rainfall.

new delhi station

A water vending machine in New Delhi railway station. Photo: Amaia Landaburu

India is a top virtual water exporter

In this severe water scarcity conditions, exports and trade put pressure on the local water resources that goes beyond sustainable limits, according to the already mentioned report by the Water Footprint Network. The study says that India is the second top net virtual blue water exporter (net virtual water exporters use their internal water resources to produce goods and services that are consumed outside their borders). In other words, India is exporting large amounts of freshwater by using its scarce natural resource for the production of goods and commodities that are then exported.

India tops the list of annual freshwater withdrawals with 761 billion cubic meters in the World Bank data of 2011-2015. Nevertheless, according to FAO 90.41% of total water withdrawal is withdrawn for agriculture while domestic usage accounts for less than 5% of the annual consumption. This data reveals that one of the reasons to which this water scarcity situation is ascribed is the production of water-intensive crops and increased demand of water for agriculture commodities production. In 2015, for instance, India was the largest exporter of rice in the world with a total of 10.23 million tons.

As reported in The Hindu, crop subsidies and skewed agriculture produce market that rewards farmers who cultivate unsuitably water-intensive crops such as sugarcane and other cash crops, and this plays against water conservation and its renewable capacity. Experts and activists insist on the importance of supporting cultivation of indigenous varieties of crops that are drought resistant by supporting alternative models of production that prioritise local economies. The Peasants’ organisation All India Kisan Mazdoor Sabha (AIKMS) declared to The Hindu that would start a campaign in India “to create public awareness against provision of large quantity of water to units of large corporate houses while allowing farmers and the downtrodden to suffer in severe water crisis”.

A recent research paper by scientists from Kerala and Pune and reported by the Indian Express says that India “may have to brace for more frequent drought years in the future”. Floods and droughts are linked and have to be understood as part of the same cycle -has been pointed out by experts. A reminder for not forgetting the disaster when the summer is coming to an end with the arrival of the monsoon rains in mid-June.

 

 

Galería

Changing patterns

This photo project documents the day-to-day work at the skills learning centre for women set up by the NGO Mera Parivar in Rajiv Nagar, a locality in the fast-growing city of Gurgaon, India. The people who lives in this area generally come from other States in search of a job and they stay near to construction sites and factories.

The Women Empowerment project of Mera Parivar aims to raise awareness among families and society for the labor inclusion of women.

Over hundred women are currently attending the courses where they learn sewing skills, designing, hairdressing and computer skills. There is also a nursery and a Mahila Mandal, a women´s group that gathers weekly to discuss on various issues focusing on the betterment of their community. They also seek to foster women’s empowerment through dialogue, organisation and peer mediation.

‘Changing patterns’ pretends to draw attention to the several projects of Mera Parivar and its battle against exclusion and discrimination of women in India.

 

El cielo primaveral

Es costumbre aguardada, reposarse a media tarde en algún césped autorizado de los parques urbanos en las ciudades galas, populares en los primeros domingos de la primavera.

La humedad de las estaciones precedentes, crece un  verde mullido, en el que hundir el cuerpo a reposar, mirando al cielo a través de los marcos formados por ramas que empiezan a brotar.

Primavera Paris

París, 2013

Primavera Rennes

París, 2013

Hay veces en las que, cierta nube intercepta los rayos de sol y convierte la agradable brisa en una ráfaga de viento frío; la sensación térmica refresca hasta erizar la piel. Entonces algunos, los tenaces, esperan a que pase, y otros… se van.

Nordeste de la India

El Nordeste de la India, es también conocido como las Siete Hermanas (Seven Sister States), debido al número de estados que lo conforman: Arunachal Pradesh, Assam, Meghalaya, Manipur, Mizoram, Nagaland y Tripura.

La región tiene una población predominantemente tribal, con una rica diversidad étnica y religiosa, formada por numerosos grupos con lenguas y dialectos propios, así como costumbres y tradiciones ancestrales. El resultado de la división actual, fue a causa de decisiones políticas del gobierno nacionalista indio y la reorganización de los estados a lo largo de líneas étnicas y lingüísticas que llevaron a cabo.

En diciembre de 2011, fueron nueve días el tiempo del que disponíamos para explorar esta región, atraídos por su naturaleza y culturas con identidad propia.

ASSAM

El aeropuerto internacional Lokpriya Gopinath Bordoloi en Guwahati es normalmente la vía de entrada aérea, con conexiones a Delhi, Kolkata, Bangkok y otras ciudades.

Guwahati

En el centro de la ciudad, la plaza Paltan Bazaar es el sitio de paso obligado para el viajante, con la estación de tren y la parada de autobús, es el punto de partida a las diversas ciudades de la región.

Assam se extiende a los largo de un valle en la ribera del Brahmaputra, de lado a lado de las Siete Hermanas. Popular por la producción de té, las abundantes plantaciones conforman el frondoso paisaje del lugar, donde las recolectoras llenan sus cestas con las hojas de este preciado arbusto.

Assam, 2011

Assam, 2011

Safari en elefante en el Parque Nacional de Kaziranga

En las extensas llanuras de Kaziranga habita el  rinoceronte indio (Rhinoceros unicornis). En el censo de marzo de 2013, contaron una población de 2329, a pesar de los cazadores furtivos, una cifra que incrementó el recuento en 39 de este gran unicornio, respecto al último de hace dos años. Este santuario de vida salvaje ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El primer safari en elefante comienza a las 5 de la madrugada. La oscuridad y la bruma te introducen en la inmensidad de la naturaleza, al ritmo del balanceo del paso firme de los elefantes que avanzan por los prados encharcados sigilosamente. Los paquidermos guiados por su cornaca, se acercan en corro a los rinocerontes y recorren senderos desde donde poder avistar otras especies como ciervos, búfalos y aves, que pueblan el terreno pantanoso, así como el tigre de bengala. Pensar que éste último esté al acecho añade excitación a la experiencia, sin embargo divisar este gran felino solitario es algo excepcional.

Información práctica: el parque abre entre los meses de noviembre y abril, siendo enero y febrero los meses con mejor visibilidad.

kaziranga

TRANSPORTE

Desde Guwahati a Kaziranga: la parada de autobuses está en la estación de Paltan Bazar. Hay líneas regulares, pero lo mejor es ir por la mañana, pues avanzado el día la frecuencia es irregular y pueden cancelarse trayectos si no hay gente suficiente.  La duración es de seis horas.

ALOJAMIENTO

A poco más de un kilómetro de distancia de la parada de autobús en la carretera principal en Kaziranga, se extiende un complejo turístico que dispone de una gran cantidad de hoteles. En el mismo centro de esta urbanización vacacional, hay una oficina donde reservar el safari, en todoterreno o elefante, para el próximo día.

NAGALAND

Kohima

A principio del mes de diciembre, tiene lugar todos los años el festival Hornbill.

Este festival es en sí, una muestra de la riqueza cultural y de tradiciones de las tribus y pueblos naga que conforman esta región, quienes dan a conocer sus costumbres a través de actuaciones durante esta ceremonia. En el anfiteatro se suceden las representaciones como danzas, escenificaciones de las técnicas tradicionales de pesca comunitaria, como la del pueblo Sumi, que captura la pesca remojando una planta toxica (ayichi) en el agua, o la ceremonia para invocar la lluvia necesaria para los cultivos. Aunque pervivan algunas costumbres arraigadas, quedaron atrás los días en los que estos pueblos guerreros, durante las batallas, cortaban las cabezas de los vencidos, exponiéndolas en los soportales como advertencia al enemigo.

También hay una sección dedicada a la literatura autóctona en la que destacan historias, leyendas y canciones que se fueron transmitiendo de forma oral y ahora se recogen en libros como el “Naga Folk Tales Retold” de la novelista naga Easterine Iralu. En la conferencia a la que asistí reflexionaban acerca de “la pérdida de la rica literatura oral, a causa del progreso”.

Gastronomía: La grasa de cerdo y el pimiento chile (bih jolokia), con fama de ser el más picante del mundo, tienen una promoción particular en el evento. Y el plato típico del festival se compone de arroz y carne de cerdo con verduras, servido en hojas de banana, que se acompaña con cerveza blanca de arroz (zutho). Aunque también se venden palomitas y otros piscolabis.

El Hornbill, una especie protegida

El festival debe su nombre a una especie de ave protegida: el Hornbill (bucerotidae), en peligro de extinción, debido a la pérdida del hábitat y la caza furtiva. Su grandeza, esplendor y agilidad han sido siempre admiradas por los naga, con representación en su cultura, folclore y canciones. La preocupación por la desaparición de esta especie, ha dado lugar a iniciativas como las de este evento para que corra la voz de la importancia de promover su preservación.

El night bazar en Kohima

Pasadas las cuatro de la tarde, el festival va perdiendo fuerza y la gente peregrina bajando hacia el centro de Kohima. La calles y carretera principal de esta ciudad zigzaguean en la cresta de una montaña; al caer la noche empieza en el céntrico night bazar, a lo largo de una avenida, en los concurridos puestos se cocinan una diversidad de platos sabrosos, como el sticky rice o brochetas de carne churruscadas y pescado. El ambiente animado, de gente paseando y picando de las parrillas, alegra hasta completar el día.

TRANSPORTE

Desde Guwahati a Nagaland, es mejor ir en tren hasta Dimapur, el trayecto es más ameno y rápido, además la ruta desvela paisajes magníficos. Después, desde la estación de tren de Dimapur, donde los extranjeros deben registrar su llegada en la oficina de la policía, se puede subir a Kohima en sumo compartido, el popular monovolumen utilizado para el servicio de taxi compartido en las regiones montañosas en India, en un tiempo inferior a dos horas.

ALOJAMIENTO

Hay un albergue a un paseo de veinte minutos del sitio del festival Hornbill. Mientras en el centro de Kohima son varias las opciones de alojamiento, pero es necesario el transporte en taxi hasta el festival.

MEGHALAYA

Shillong, la capital actual de Meghalaya ostenta en su centro un bullicioso gran bazar, siendo el corazón comercial, que palpita gracias a sus numerosas tiendas, restaurantes y hoteles. Se respira más tranquilidad en el lago artificial Ward’s Lake, adornado con un lucido puente y un florido jardín en derredor. Cerca se encuentra la catedral All Saints con un emblemático estilo arquitectónico. En esta antigua capital de la provincia de Assam del Imperio Británico, se pueden ver ejemplos de arquitectura colonial, como en casi todas las estaciones de montaña indias y antiguas capitales de Raj británico.

Excursiones

Los terrenos montañosos de la apodada “Escocia del Este”, acogen varias cascadas como las Elephant Falls (a 12km) o Bishop & the Beadon Falls. El cercano inmenso lago Umiam (a 15km), formado tras la construcción de una presa, es una reserva con una gran afluencia turística como lugar de picnic, donde se pueden también practicar deportes acuáticos. Otro sitio de interés es el mirador (view point) en Shillong Peak, (a 10km) con un paisaje asombroso a dos mil metros de altura.

Sohra o, con el nombre colonial, Cherrapunjee sita en una cobriza meseta rocosa en las montañas Khasi (Khasi Hills), como belvedere de las llanuras de Bangladesh. Desde la cima se pueden admirar vertiginosas cascadas, como las Nohkalikay Falls a 4 km del mercado central. Y, en dirección opuesta por la carretera principal se pueden visitar la cuevas Mawsmai y sus imponentes monolitos en la entrada.

Descendiendo 14km por la serpenteante carretera hasta Mawshamok, y seguir a pie hasta Tyrna y seguir por varios miles de escaleras hasta lo más profundo de la estrecha concavidad del valle marcado por el río, donde está la población de Nongriat, están los mágicos puentes. Tener un clima de los más extremadamente húmedos del planeta, hace que las raíces de los ficus elastica se dilaten, particularidad que los lugareños aprovechan para crear puentes y facilitar el paso entre aldeas repartidas en ambas laderas montañosas y poder así atravesar el río a varias alturas de su recorrido.

El río es también espectacular, de color azul celeste, parece invertir la gravedad, podría haberme pasado el día con todos mis sentidos puesto en el curso del agua, remojando los pies, y tan sólo escuchando el golpeteo de la corriente, provocado por el desnivel de las rocas. Pero los árboles son los protagonistas de esta biosfera tan particular,  y la razón principal por la que seguimos subiendo y bajando pendientes.

Living root tree, Cherrapunjee, 2011

Living root tree, Cherrapunjee, 2011

Estos puentes creados por las tribus Khasi son ejemplos sorprendentes de bioingeniería. Creados cuidadosamente durante años, guiando las raíces de los árboles.

TRANSPORTE

Desde la estación de Paltan Bazar (Guwahati), hay líneas de autobuses regulares y sumos compartidos que suben a Shillong. Se puede ir únicamente por carretera y son cuatro horas de curvas montañosas y en mal estado, además, debido a la gran afluencia de camiones, los atascos pueden sumar varias horas hasta llegar al destino. Aunque esto resulte tedioso, el esfuerzo se ve recompensado al llegar.

Cherrapunjee, localmente conocido como Sohra, está a 56 km de Shillong, se puede hacer el trayecto en Sumo compartido (desde el Bara Bazaar), en taxi o en los diferentes tour organizados que ofrecen los hoteles y agencias en Shillong.

ALOJAMIENTO

Tanto en el centro de Shillong como en Sohra, son abundantes las opciones de alojamiento, en ésta última han apostado notablemente por el ecoturismo.

¿Y los otros cuatro estados?

Espero poder completar esta guía de viaje, sobre todo con información acerca de Arunachal Pradesh, y también de Manipur, Mizoram y Tripura. Dejamos por ver el resto de estados por falta de tiempo, pero sobre todo por ser áreas restringidas, para las que hace falta solicitar permisos como el RAP o PAP, y son ciertamente inestables.

En esta región fronteriza y separada del resto de la India, excepto por el estrecho corredor de Siliguri que la conecta al resto del territorio, además de un abandono y discriminación por parte del sistema imperante a las minorías de esta zona, sobre todo en estos cuatro estados sufren una fuerte represión policial. Las autoridades indias, para combatir la lucha de los grupos secesionistas, amenazan los derechos universales de los habitantes de esta región, con la aplicación de la AFSPA (Ley de Poderes Especiales para las Fuerzas Armadas), legislación que desde 1958 autoriza a las fuerzas armadas a disparar, arrestar e incluso matar a cualquier civil que consideren sospechoso de insurgencia.

Desde hace años se ruega la derogación de esta ley por la población y activistas como Irom Sharmila, quien lleva desde 2000 luchando con una huelga de hambre por la defensa de los derechos de las personas en el estado de Manipur.